Estaban mis ojos mirando fijo a la sensual boca con la que devoraste pieles y bebiste  humedos placeres.   Mis pupilas como un sol, ardiendo lentamente. Por eso me  veías hermosa. Te  hacía dibujarme cada espacio desde los entresijos de la memoria.  Sabes que tus imágenes se prenden fuerte, sujetando de lado a lado tus… Continúa leyendo

Entresijo

La noche hablaba despacio, debajo de tus pestañas, para desnudar el silencio quisiste en pocas palabras. Supe tu boca en la brasa alucinada de un cigarro la luz de tus manos subía por las nervaduras del aire. Nada más que tu voz sahumando la oscuridad y el roce de labios mudos que tendían las palabras.… Continúa leyendo Entresijo

La instante

Qué felicidad sentir que el mundo se ha vaciado.Caminar por calles desoladas,por el fin del mundo,a las tres de la madrugada.Ausencia de ausencias,de voces y dinero.No hay cielo ni infierno,el aire se posa sobre mi rostroen copos de silencio,la noche sella mis labioscon un beso de despedida,y abre mi corazón como una tumba.Ningún cuerpo estaría… Continúa leyendo La instante

Pido noche

No pienso apartar el café para las noches,para no derrarmarlo en otros lunaresy no procurar más antigüedades comunes.Porque me pueden los anónimos,las sentencias de sal,mariposas tradicionalesy un llenavacío que no termina por cumplirse. Las maletas no se hicieron para mí.Sólo sé de una estación de lluvia,una crema de tebesolospies,velitas para adornarme los sueñosy unas manos… Continúa leyendo Pido noche

Luces

Oh darse de bocas con la soledadla puerta que estaba abierta sólo para tila mañana te golpea con su hélice de solel cuerpo sostiene un picaporte rotodel otro lado de tu ser. Buscas los latidosen la alcancía de tu caja toráxicay sale un ecoenormecuando susurras dentro de ese relojde sangreque ahora tira tu rostropor la… Continúa leyendo Luces

Esta droga circula en mí Y no alucino, ni suelto Este vino navega mi paladar Sin embriagar mis sueños El pulso no se acelera Mientras recorro tus calles Y encuentro enredaderas Camino tus pasos y me hundo… Me humedezco y no son tus labios. Conduzco hacia todas tus rutas Y hay desniveles, pequeños atajos Pero

Todos los poemas de esta noche huelen al dulce caos de medias palabras entredichas, se amontonan, se envuelven, se desatan a los ojos desnudos y me están vaciando y llenando de una vez mientras todo el sentimiento se prende de la distancia con una enredadera de detalles finos, precisos, en desorden , que construyen montañas

Deriva

Cuando el mundo no es la gran cosa, no vale fingir felicidad, fidelidad, facilidad. Solo es permitida una placentera deriva, o una espera paciente de las sensaciones que han de desplazarse en vuelos que llegan justo a tiempo. El ser se hace consciente, de una añorada individualidad. Con esta ceguera cotidiana me permito unicamente observar

Tu realidad

tener tu realidad colocarla aquí y pretender fragmentarla, moviendola de lado a lado la guardaría en mi colchón dormiría en su superficie esperaría al deshielo de las sombras estiraría las imágenes hasta hacerlas sufrir, agrandando los colores y los relieves: como fantasmas surcando las líneas de mis manos, metería mis sienes en lo profundo. me